Liposucción

La lipodistrofia o grasa acumulada en regiones localizadas es susceptible de ser eliminada mediante este tratamiento. Esta grasa se deposita con mayor frecuencia en abdomen, caderas, muslos, rodillas, papada y flancos. No es un tratamiento indicado para la corrección de la obesidad ni tampoco elimina los depósitos grasos superficiales o celulitis.

Es una técnica muy efectiva, ya que con cicatrices mínimas y estratégicamente colocadas, proporciona un nuevo contorno corporal.

La grasa extraída no aparecerá de nuevo, los resultados son permanentes, siempre que se acompañe a una dieta adecuada y practique ejercicio periódicamente.

Si ganara peso, lo hará más homogéneamente, sin aparecer con depósitos de grasa como lo hacía con anterioridad.

Es una cirugía muy satisfactoria.

INTERVENCIÓN QUIRÚRGICA:

La liposucción consiste en la lipoaspiración de los depósitos de grasa profunda. Ésta se realiza mediante la realización de túneles en distintas direcciones y profundidad en un área previamente delimitada. Así, de forma sucesiva se van tratando las localizaciones deseadas, siendo muy importante la uniformidad y la extracción del máximo volumen posible.

RECOMENDACIONES PREOPERTORIO:

Como en todas las intervenciones, es imprescindible realizar un examen previo para detectar cualquier anomalía que pudiera contraindicar la operación.

Si es fumador deberá dejar de fumar, o al menos abstenerse dos semanas antes hasta dos semanas después de la intervención, ya que el tabaco afecta a la cicatrización de las heridas.

Es muy importante informar al cirujano de toda la medicación que toma, sobretodo aspirina, clopidogrel y/o anticoagulantes.

ANESTESIA:

Siempre bajo anestesia regional o, en caso de liposucciones extensas, con anestesia general.

DURACIÓN DE LA INTERVENCIÓN:

La duración oscila dependiendo de la cantidad de grasa y de las zonas a tratar, entre 1 y 3 horas.

HOSPITALIZACIÓN:

Es una cirugía que se realiza siempre en el quirófano. Es un procedimiento muy seguro y efectivo siempre que se realice en hospital y con la asepsia correcta.

El paciente en la mayoría de los casos debe quedar ingresado durante al menos 24 horas, otras veces es realizada de manera ambulatoria, sin que sea necesario ingreso si es una liposucción pequeña.

POSTOPERATORIO:

Tras la intervención es normal la aparición de hematomas e inflamación que irán remitiendo a partir del primer mes. No debe esperar quedar con un aspecto óptimo justo después de la intervención.

Se tiene que colocar durante 4 semanas una prenda elástica ajustada para ayudar a la piel a adaptarse al nuevo contorno. Además se controla el sangrado y la inflamación .

Durante los dos primeros meses post-intervención deberán realizarse masajes linfáticos para homogeneizar y drenar los líquidos acumulados ayundando así a llegar al resultado final.

Pueden aparecer cambios en la sensibilidad de la piel que suele desaparecer en los meses posteriores, y presentar molestias y/o  sangrado leve.

El retorno a la actividad normal es a los 7 días, debiendo evitar el ejercicio físico hasta las 4 semanas desde la intervención.

De igual forma, es importante evitar los rayos solares durante 2 meses después de la intervención.