Pómulos

La armonía facial depende en gran medida del volumen de nuestro rostro. Los pómulos son un rasgo muy característico de cada persona porque dan expresión a nuestro rostro y además unos pómulos prominentes aportan sensualidad y atractivo.

Hay personas que tienen poco pómulos de manera congénita y, por otro lado, conforme vamos cumpliendo años vamos perdiendo los volúmenes de nuestra zona facial al disminuir la grasa, el espesor de piel, músculo e incluso del hueso, eliminando las zonas más prominentes de nuestra cara, “aplanándola”,  dando lugar a depresiones y arrugas no deseables. El realce del pómulo debe ser muy suave, ha de estudiarse bien cada caso e individualizar el tratamiento.

En los últimos años el aumento de pómulos es uno de los tratamientos más demandados ya que proporciona resultados inmediatos, mejorando la satisfacción y autoestima del paciente.

Está indicada en una amplia gama de pacientes:

  • Jóvenes para mejorar la fisionomía facial y hacer unas facciones más marcadas.
  • Edad media entre 30-50 años para mantener un aspecto juvenil eliminando las primeras arrugas que pueden ser muy pronunciadas y trabajando las facciones.
  • En pacientes de más edad consiguiendo elevar las mejillas y aportar volumen. El efecto es similar a un mini-lifting.
  • TÉCNICAS:
    +
    • Existen varias técnicas según las características faciales de la paciente:

      • Ácido hialurónico: que aporta volumen en zonas poco pronunciadas o con arrugas. Son reabsorbibles, por lo que no son duraderas.
      • Lipofilling: utiliza la propia grasa del paciente adquirida de otra zona de su propio cuerpo para rellenar otras.
      • Prótesis faciales: Normalmente se colocan en pacientes con problemas producidos por enfermedades o para dar volumen en mejillas muy poco desarrolladas.

      La técnica más empleada para rellenar y elevar porciones de la cara es mediante inyecciones de ácido hialurónico.

  • ÁCIDO HIALURÓNICO:
    +
    • Este tratamiento se realiza de forma ambulatoria, en la consulta médica, con ácido hialurónico de alta densidad, es prácticamente indoloro, se administra anestesia local o crema anestésica. Suele realizarse en una sola sesión, remodelando la línea de los pómulos utilizando varias técnicas que se deben individualizar en cada paciente para conseguir un aspecto más armónico y atractivo.