Para muchas mujeres el embarazo y la maternidad es el momento más bonito de sus vidas, pero un embarazo deja sus huellas en el cuerpo femenino, sobretodo cambios en el pecho y en el abdomen. Son pocas las mujeres que recuperan su anterior figura y muchas otras no quieren quedarse de brazos cruzados. Con esta técnica, se revierte de una manera rápida y eficaz, los efectos estéticos indeseados del embarazo.

EL Mommy Makeover permite realizar en una sola intervención, retoques estéticos para recuperar la figura previa al embarazo:

  • Corregir problemas como la flaccidez de la piel, la distensión de los músculos abdominales con una abdominoplastia o miniabdominoplastia.
  • Corregir el exceso de grasa mediante una liposucción.
  • Realizar un aumento, reducción o elevación de mamas, ya que tras el embarazo y la lactancia se suele producir una caída del pecho, y en unos casos aumento y en otros pérdida de su volumen.

El Mommy Makeover es una tendencia estética que proviene de los Estados Unidos y que cada vez es más demandada en España y otros países europeos.

¿Cuándo es el momento perfecto para someternos a esta intervención?

El momento ideal para pasar por el quirófano y someterse a una remodelación estética integral es de seis meses a un año después, puesto que hay que esperar a que el útero descienda para saber la distensión del abdomen real, y en las mamas también hay que esperar el período de lactancia y además que los tejidos y piel de la mujer se adapten con el tiempo.

Sin embargo, dependiendo de los cuidados que haya mantenido la mujer se pueden realizar algunos retoques como liposucciones.

RECOMENDACIONES PREOPERTORIO:

Como en todas las intervenciones, es imprescindible realizar un examen previo para detectar cualquier anomalía que pudiera contraindicar la operación, que incluye según el caso, analítica, rx, mamografía o ecografía mamaria y ekg.

Si es fumadora deberá dejar de fumar, o al menos abstenerse dos semanas antes hasta dos semanas después de la intervención, ya que el tabaco afecta a la cicatrización de las heridas.

Es muy importante informar al cirujano de toda la medicación que toma, sobretodo aspirina, clopidogrel y/o anticoagulantes.

ANESTESIA: En esta intervención utiliza anestesia general y además un bloqueo analgésico en el tórax guiado por eco, realizado por nuestro equipo de anestesistas, para aliviar las molestias postoperatorias las primeras 24 horas.

TIEMPO DE CIRUGÍA: La duración de la intervención dependerá de los procedimientos que necesite la paciente.

HOSPITALIZACIÓN: Requiere ingreso hospitalario durante al menos 24 horas.

POSTOPERATORIO:

Dependerá de las intervenciones realizadas.

Por lo general, estará más cansada en los días posteriores.

La cicatriz puede tener al principio un aspecto enrojecido, pero hay que esperar al menos hasta los 9-12 meses, hasta que se aclare y aplane.

En los 15 primeros días el paciente realizar reposo relativo, sin realizar esfuerzos ni levantar peso, y progresivamente ir aumentando la actividad durante el primer mes, no debiendo realizar deportes durante al menos dos meses más. Es normal la pérdida de sensibilidad en la región intervenida que irá recuperándose paulatinamente.