Rinoplastia

La rinoplastia es una intervención que modifica la forma de la nariz y/o mejora la capacidad de respirar. Es una de las intervenciones más frecuentes de la cirugía estética facial, ya que la alteración de la forma de la nariz es una de las causas estéticas que ocasiona mayores trastornos psicológicos. Es destinada a la corrección estética, funcional, o una combinación de ambos.

La corrección de la forma y/o tamaño nasal conlleva a una mayor armonía y mejora del equilibrio facial. El rostro resulta más agradable y bello cuando existe armonía entre sus diferentes estructuras: ojos, cejas, orejas, boca, pómulos,… y nariz.

Es una de las cirugías más exigentes desde el punto de vista técnico, cada rinoplastia es un caso diferente que debe evaluarse con detenimiento. No se trata de reducir o aumentar el tamaño de la nariz sino de adaptarlo a las facciones propias de cada persona. Es fundamental el diálogo con el paciente para contrastar sus deseos y perspectivas con las posibilidades de mejora que ofrece la intervención. Es muy frecuente que l@s pacientes quieran un tipo de nariz como el de alguna celebrity, pero es el cirujano el que debe evaluar si es realizable, y si no es así, intentar disuadir las expectativas del paciente y explicar los objetivos realistas.

Basados en un estudio fotográfico y con la ayuda de un programa especial para cirugía nasal, mejoramos la forma de la nariz de acuerdo al rostro de cada persona, analizamos las medidas tanto facial como nasal para realizar el plan de cambios que necesitaremos. De esta forma, el paciente puede tomar parte en los cambios y puede ver cómo quedará la cara con la nueva nariz, tanto de frente como de perfil. Así el paciente se sentirá más seguro del cambio que quiere realizar.

El objetivo de la rinolastia es conseguir una nariz natural, evitando estigmas de una nariz intervenida.

  • PROCEDIMIENTO QUIRÚRGICO:¿RINOPLASTIA ABIERTA O CERRADA?
    +
    • La operación se basa en la remodelación de los cartílagos y huesos nasales y configurar una nueva estructura. De esta forma la piel se retrae y adapta hasta conseguir la forma deseada.

      Existen dos formas de llevar a cabo la intervención:

      Se puede realizar un pequeño corte o incisión en el interior de los orificios nasales (cerrada) de tal forma que no queda ninguna cicatriz externa, o realizar un pequeño corte en la columela o columna que separa ambas fosas nasales (abierta), permitiendo de esta manera visualizar todas las estructuras y alteraciones anatómicas  nasales y así tener una mayor precisión en la cirugía. Esta incisión es casi inapreciable a las semanas de la cirugía ya que cicatriza extraordinariamente bien.

      La indicación de la técnica a seguir deberá ser evaluada y decidida por el cirujano que lo realice.

  • ANESTESIA
    +
    • Por lo general se realiza con anestesia general, aunque hay determinados casos que se realizan con anestesia local y sedación.

  • TIEMPO DE CIRUGÍA
    +
    • Dependerá fundamentalmente de las estructuras que haya que tratar. Por lo general, la intervención suele durar aproximadamente  dos horas.

  • HOSPITALIZACIÓN
    +
    • Una vez operado estarás aproximadamente una día hospitalizad@

  • POSTOPERATORIO
    +
    • Para mantener la nueva forma de la nariz es necesario colocar un yeso o estructura similar en el dorso de la nariz durante los siete días posteriores y un taponamiento interno que se retira la quinto día.

      Después de la intervención es necesario reposo durante una semana, y abstenerse de actividad deportiva y sol durante un mes.

      El edema o hinchazón es variable de acuerdo al paciente, y puede haber hematomas en los párpados que suelen durar hasta 10-14 días.

      En unas dos semanas tendrás un aspecto normal, y podrás incorporarte al trabajo, debiendo esperar al menos un año para valorar el aspecto definitivo.

  • RESULTADOS
    +
    • Los resultados suelen ser muy gratificantes, de tal forma que el paciente olvida con gran rapidez su estado anterior. Puede modificar incluso el carácter, mostrando una satisfacción que pone de manifiesto la gran repercusión psicológica que provocan en el individuo las alteraciones de la forma de la nariz.