Mamoplastia de reducción

La valoración estética del tamaño del pecho femenino está íntimamente relacionada con factores étnicos y culturales, pero en general, tener unas mamas de aspecto armónico es un deseo normal de cualquier mujer, por lo que una alteración en su forma puede tener repercusiones psicológicas que no debemos pasar por alto.

La reducción de mama o mamoplastia de reducción es una intervención quirúrgica, cuyo objetivo es modificar la forma y tamaño de la mama para adecuar el tamaño estético y requerimiento funcional de la paciente.

El aumento del volumen de los senos por encima de los valores normales, o hipertrofia mamaria, puede darse en dos formas:

  • En la pubertad o hipertrofia virginal, siendo la causa más frecuente una hipersensibilidad a las hormonas femeninas.
  • En la mujer adulta suele deberse a un aumento del tejido graso. La mama es grande, dura, poco elástica y con una mala vascularización o circulación.

La hipertrofia mamaria produce una serie de circunstancias que afectan de forma negativa a la calidad de la paciente por una serie de alteraciones:

  • Por un lado, hace que la paciente presente cambios en su comportamiento social, debido a que ocasiona grandes complejos por no verse bien, sobretodo en pacientes jóvenes, porque se siente condicionada para el uso de determinada ropa para adecuarse al tamaño de sus senos, por la práctica de deportes,…
  • Por otro lado, conduce con frecuencia a trastornos funcionales con afectación física como dolores de espalda y cuello, o alteraciones en la postura de la columna vertebral, acentuadas por la posición adoptada por las pacientes adelantando los hombros para disimular el tamaño de las mamas.
  • Por último, es muy frecuente en estas pacientes, sobretodo en los meses de calor, alteraciones en la piel de los surcos submamarios, provocados generalmente por el sudor, como hongos o dermatitis.

La paciente tras la intervención se muestra muy satisfecha y con un gran cambio de calidad de vida en positivo, por el aumento de su autoestima, mejora el dolor del cuello, de la columna cervical y dorsal. Transforman su forma de vestir al no presentar las limitaciones que tenían con anterioridad y no encuentran restricciones al realizar ejercicio.

INTERVENCIÓN QUIRÚRGICA:

La reducción mamaria se puede realizar de varias formas o procedimientos, que persiguen unos objetivos comunes como son: reducir el tamaño de la mama y elevar la areola y pezón, consiguiendo con esto una mama más pequeña, con una forma y turgencia que las hace estéticamente más atractivas.

En la reducción mamaria existen varios procedimientos descritos, que el Dr. Eladio García elegirá en función del volumen y características de la mama, siendo las incisiones de distinta forma en cualquiera de ellos: cicatriz alrededor del pezón, cicatriz alrededor del pezón y en T invertida o en ancla, y cicatriz alrededor del pezón y línea vertical hacia la base de la mama.

A través de estas incisiones se extirpa en exceso de piel, la grasa y el tejido mamario, recolocando posteriormente la areola y el pezón en su nueva posición.

En la mayoría de los casos, la areola la mantenemos unida a los vasos sanguíneos y nervios, y sólo se coloca al sitio elegido, de tal forma que se mantiene normalmente la sensibilidad. En los casos de grandes reducciones, puede ser necesario separar la areola completamente y recolocarla en su nueva posición, perdiendo la sensibilidad completamente.

El último paso es la colocación de drenajes y un vendaje alrededor de las mamas que se tendrá durante 24 horas y posteriormente se colocará un sujetador sin aros.

RECOMENDACIONES PREOPERATORIO:

  • Si es fumadora deberá dejar de fumar, o al menos abstenerse dos semanas antes hasta dos semanas después de la intervención, ya que el tabaco afecta a la cicatrización de las heridas.
  • Es muy importante informar al cirujano de toda la medicación, sobretodo e aspirina, clopidogrel y anticoagulantes.

ANESTESIA: Se utiliza anestesia general.

TIEMPO DE CIRUGÍA: La intervención suele durar entre 2 a 3 horas.

HOSPITALIZACIÓN: Requiere ingreso hospitalario durante al menos 24 horas.

POSTOPERATORIO: Tras el alta, la paciente presentará unas molestias al mover los brazos y sensación de tirantez, que se alivian fácilmente con los analgésicos que le prescribirá el doctor. Tendrá en la zona operada inflamación y hematomas.

Si presentara alguna duda o problema, deberá ponerse en contacto con el Dr. Eladio García Hortelano que le ayudará a resolverlos.

El sujetador prescrito deberá llevarlo al menos durante un mes, y es importante no manipular los apósitos ni retirarlos hasta que no lo permita su cirujano. No deberá mojarse las heridas hasta la retirada de puntos en 7-14 días, y se le indicará cuándo es recomendable ponerse parches de silicona para prevenir que se deforme la cicatriz y lograr un mejor aspecto. La inflamación no cederá hasta al menos 3 a 6 semanas.

Es normal tener una disminución de la sensibilidad en los pezones, que suele ser temporal, excepto en los tipos de procedimientos ya mencionados, que serán indicados siempre por el doctor a la paciente antes de la intervención.

Recomendamos la incorporación al trabajo a las 2 ó 3 semanas, evitar relaciones sexuales durante la primera y segunda semana para que no se inflamen las heridas, y el ejercicio físico podrá realizarlo de manera progresiva a partir del mes.

Para poder valorar la cicatriz debemos esperar varios meses. Si presentara un aspecto rojizo o marronáceo, el cirujano le recomendará los productos y cuidados en cada caso en particular.

Es muy importante el cuidado de la piel, siendo recomendable no tomar el sol hasta el mes de la intervención, y no ir a la sauna hasta pasados 3 meses.

Es normal que aparezcan costras en la herida o un poco de líquido a través de las incisiones.

El Dr. Eladio García Hortelano le irá revisando durante los meses posteriores a la cirugía para ver la evolución.

PREGUNTAS FRECUENTES: